Rodilla de corredor

La rodilla de corredor, también conocida como “tendinitis de la fascia lata”. Es una de las lesiones más frecuentes que sufren los corredores de media y larga distancia, se cree que el sobreuso de las articulaciones por la práctica de la carrera, puede provocar un desgaste acelerado, al rozar la rótula contra el extremo inferior del hueso largo del muslo (el fémur), cuando la rodilla se mueve.
La cintilla iliotibial es el tendón del músculo tensor de la fascia lata que nace de la región de la cadera (trocánter mayor del fémur); el tendón (cintilla iliotibial) baja a lo largo de la cara lateral del muslo, salta la articulación de la rodilla para insertarse en un tubérculo óseo de la tibia, denominado tubérculo de Gerdi.
Las causas por las que se produce esta lesión pueden ser variadas, pero sobre todo biomecánicas:
– Retracciones musculares
– Un exceso de entrenamiento
– Mala técnica de carrera
– Debilidad en los músculos de los glúteos y cadera.
Además de otros factores de riesgo extrínsecos que comúnmente se encuentran entre los corredores que padecen esta patología incluyen:
– Falta de estiramiento y calentamiento antes de correr.
– Sobre-pronación (excesivo giro hacia el interior de la pisada).
– Aumento exagerado del entrenamiento (en cuanto a kilómetros, tiempo o peso)
– Calzado con falta de amortiguación o no especifico de su tipo de pisada.
– Terreno inadecuado.
Síntomas:
– Dolor en la parte exterior de la rodilla que solo aparece al correr, subir o bajar escaleras.
– Sensación de pinchazos a lo largo de toda la cintilla iliotibial.

El tratamiento irá enfocado principalmente a corregir las alteraciones biomecánicas, es decir, las posturas que son las causantes del dolor. Principalmente en asesorar al corredor sobre la técnica de carrera, tipo de entrenamiento y zapatillas. Realizar un estudio de la pisada será de vital importancia para detectar cualquier alteración biomecánica que este provocando un aumento de tensión de la cintilla sobre el hueso, provocando la inflamación repetida.
Si con las recomendaciones antes mencionadas el paciente continúa con los malestares, en Teramedic contamos con excelentes opciones para fortalecer y regenerar el tendón, además utilizar la ecografía para evaluar los resultados en cada visita.